mar
18
2014
0

A la mujer le da menos vergüenza ir al psicólogo porque está acostumbrada a pedir ayuda de forma natural

Francisca Rodríguez, además de psicóloga y terapeuta, es directora de Canvis Centro de Psicología. A partir de principios de abril, ella y todo su equipo responderán a las consultas que las seguidoras de Mujeres Sin Reglas queráis hacerle a través de nuestro consultorio. Nosotras no nos hemos podido esperar y la hemos acribillado a preguntas. Y ella, pacientemente, nos las ha contestado a todas.  Gracias, Francisca.

Cuando te presentan a un/a psicólog@ lo primero que piensas es si te estará psicoanalizando. ¿Qué es lo que nos da miedo?

Cuando te presentan a una persona que es psicolog@ es cierto que puedes pensar que va  a entrar en tu mundo emocional, que te va a conocer solo mirándote o escuchándote un ratito, o que va a descubrir cosas  que tú no quieres compartir en ese momento, cuando tú no estás dispuesta. No quieres que nadie te analice cuando tú no lo has pedido. Es normal,  ya que uno se abre y expresa  emociones y sentimientos si el otro es empático con lo que estás viviendo o expresando, sea psicólogo o no lo sea.

Pero el psicólog@ es una persona normal que vive, siente, sufre y  disfruta como todo ser humano y no traslada su profesión a la vida cotidiana cuando está con los demás.  Para trabajar,  conocer y ayudar a la persona que solicita ayuda profesional  necesita tener  unas condiciones de confidencialidad y privacidad imprescindibles y necesarias. Esto es lo que le permite  ejercer su profesión  en condiciones  óptimas y así  ofrecer la ayuda profesional cuando la otra persona lo solicita.

En EE.UU hace más de 30 años que tan normal es ir al gimnasio como al psicólogo. ¿En España seguimos creyendo que eso es de locos y yo “soy normal”?

En España por desgracia hasta hace muy poco, era muy difícil manifestar que uno iba al psicólogo ya que ni la sociedad lo aceptaba, ni tampoco era muy conocida la función que hacía.

Tampoco se diferenciaba lo que eran tratamientos psicológicos y psiquiátricos y todo lo que se publicaba normalmente era relacionado con ayudas o tratamientos psiquiátricos a personas con graves problemas emocionales, mal designados como “locos “.  En la Sanidad Pública tampoco había programas con profesionales psicólogos que pudieran ofrecer  esa ayuda. Básicamente la ayuda la recibían  las personas  que o bien eran atendidas en unidades especiales dentro de  Hospitales Generales o bien en Hospitales Psiquiátricos.

La gente se avergonzaba efectivamente de decir que iba al psicólogo por temor a ser tomado como un “loco” porque se confundía problemas psiquiátricos con problemas psicológicos.

La diferencia entre ir al Psiquiatra e ir al Psicólogo es que mientras el primero trata dificultades más severas que necesitan de tratamientos farmacológicos (a veces indispensables para la buena evolución de la enfermedad), el Psicólogo trata dificultades o problemas emocionales que hacen sentir a la persona infeliz, estancada, con dificultades de relación, con dificultades para gozar de lo que tiene o porque un suceso traumático les impide vivir de forma más satisfactoria.

Afortunadamente  en estos momentos,  profesionales y personas de la calle piensan que  ir al Psicólogo es un signo de salud ya que muestra que quien lo hace posee disposición a  solucionar las dificultades que tiene en ese momento de la vida.

¿En qué momento alguien decide que debe ir al psicólogo?

El momento idóneo para ir al psicólogo es cuando la persona siente que está sufriendo o  siente que su salud emocional y personal está en peligro. Pero sobre todo debe ir al psicólogo cuando una situación inesperada le crea angustia y se siente solo para resolver los problemas en las áreas familiar, social, laboral o son  insuficientes los consejos que recibe de los amigos y/o la familia.

Otro momento importante es cuando las personas de tu entorno te lo aconsejan para que te ayude a clarificar una  situación y buscar soluciones para salir de una situación complicada. O  cuando hay situaciones de aislamiento y sufrimiento insoportables y uno busca mejorar su calidad de vida.

Tenéis programas de ayuda a la mujer, como Psico Dona  y ayuda para el pre y post parto. ¿A nosotras nos resulta más fácil pedir ayuda a un profesional cuando lo necesitamos?

En Canvis somos sensibles con las dificultades que puede atravesar la mujer de hoy, por lo que hemos creado el programa Psico-Dona, donde psicólogas especialistas atienden las diferentes problemáticas que pueden presentarse  en momentos vitales de su historia: como hija, como madre, como trabajadora, como abuela,  en su relación de pareja, etc.

Tratamos a nivel individual o a nivel grupal las diferentes situaciones que plantean. En la actualidad  tenemos abierto cuatro grupos terapéuticos para ofrecer diversas opciones de ayuda según la situación y etapa vital: grupo de Mujeres Dañadas, grupo de Fibromialgia, grupo de Relaciones Tóxicas y grupo de Mujeres Maduras.

Por último es evidente  que la mujer tiene mucha más facilidad para pedir ayuda a un profesional de la salud, le da menos vergüenza ir al psicólogo porque está acostumbrada a pedir ayuda de forma natural y compartir las dudas con las amigas, con otras mujeres, con las madres.  Es una cuidadora nata y por lo tanto no le importa reconocer que si ella necesita cuidados, también los solicitará sin temor al rechazo o de ser etiquetada de “enferma “.

Para la mujer no es un “síntoma de debilidad”  reconocer que necesita de la ayuda de los  otros en algunos momentos difíciles de su vida.

En el trabajo son incapaces de reconocer lo que vales, a pesar de que eres la que tira del carro. ¿Qué puede ofrecer una sesión con un profesional de la psicología que no ofrezca un café (o varios) con tu familia o amigos?

Un profesional de la psicología puede ayudar a clarificar la situación planteada en el trabajo si no te sientes reconocida. Tu familia y amigos seguramente pueden reconocer tu valía porque te conocen y te quieren, pero en el trabajo  tienes que utilizar argumentos y herramientas que te hagan visible ante tus compañeros en la tarea que realizas.  Das por sentado que el reconocimiento te lo deben dar por el trabajo bien hecho pero a veces es necesario hacerte más visible y luchar por el lugar que te corresponde. ¿El  cómo hacerlo? Aquí es donde el  psicólogo puede ayudarte, descubriendo contigo las herramientas que tienes para hacerte valer y quizás a aprender que en lugar de tirar del carro sola, puedes aprender a que el carro se puede tirar mejor entre varios.

Estáis preparando un grupo terapéutico para ayudar a mujeres con fibromialgia y dolor crónico. ¿Cuál es la buena noticia para ellas?

Pienso que poder ayudar a las mujeres que sufren fibromialgia y dolor crónico es una meta importante para las terapeutas de Canvis.  Sabemos que son mujeres que sufren muchísimo y que en muchas ocasiones no son comprendidas ni por las familias ni por los agentes de salud.

El poder ayudarlas a aliviar el dolor, convivir con otras mujeres que sufren parecidos síntomas y buscar recursos que mitiguen las deficiencias que esta enfermedad conlleva en  las áreas familiar y social y laboral,  son metas que nos planteamos el equipo de terapeutas de Canvis.

Nuestra experiencia nos demuestra que las mujeres que sufren fibromialgia y dolor crónico mejoran de forma importante con los tratamientos grupales porque compartir experiencias parecidas con otras mujeres y con una terapeuta  las hace sentir acompañadas, menos “raras”, y más capaces de sobreponerse a las dificultades.

La buena noticia es que esperamos iniciar en  breve  un grupo terapéutico cuyo horario determinaremos según la disponibilidad de las integrantes del grupo, por lo que podrá realizarse  durante la mañana, al mediodía o por la tarde.

Y otra muy buena noticia es que las profesionales de Canvis, conocedoras de las dificultades de dichas pacientes para hacer compatible su vida laboral con la enfermedad, y siendo muchas veces dependientes económicamente de la familia, adaptan el coste económico a estas circunstancias.

 Las relaciones tóxicas anulan a la persona e incluso puede que ni siquiera sea consciente de ello. ¿Cómo se puede detectar?

La mayoría de las veces la mujer que mantiene unas relaciones tóxicas no es consciente de ello, bien porque está deslumbrada con el otro, bien porque tiene al otro idealizado, bien porque no se ha hecho valer en sus características propias y piensa que los otros son mejores que ella o que ella no tiene o ha perdido capacidades que otros tienen.

No es fácil que la persona detecte que mantiene este tipo de relaciones hasta pasado mucho tiempo, quizás años,  en donde ella ha ido perdiendo poco a poco objetividad y sentido de la realidad y su identidad se ve afectada. Hay algunos aspectos que pueden detectar este tipo de relaciones:  sentimientos de que ella es culpable de todo lo que ocurre,  pérdida de autoestima,  sentimientos de incapacidad para resolver lo que antes era fácil para ella,  vergüenza e imposibilidad de compartir la experiencia con otros, etc.  Pero hay muchos más aspectos que detectan este tipo de relaciones dañinas.

Cuando esto ocurre, es necesario acudir a un profesional psicólogo para que te ayude a recuperar la identidad que se ha ido debilitando poco a poco con el tiempo y que en muchas ocasiones puede acabar con una profunda depresión.

¿Cuándo y  por qué recibir asistencia en el domicilio?

En España es muy poco corriente recibir al psicólogo en el domicilio, aunque hay muchos países como EEUU, Inglaterra o países latino-americanos  más avanzados que nosotros. En estos países es normal solicitar que sea el psicólogo quien se desplace al domicilio cuando es necesario.

En Canvis pensamos  que hay muchas situaciones,  que es difícil que el paciente se desplace o la familia le acompañe  a la consulta para recibir una  ayuda psicológica. Por ello  pensamos en la posibilidad de desplazarnos nosotros y ofrecer este servicio  necesario  para acompañamiento y una ayuda puntual o para la recuperación de una dolencia,  sea niño, joven, adulto o en la vejez.

Hay situaciones extremas que desaconsejan mover al paciente de su domicilio  o situaciones que incluso pueden poner en peligro la salud física y emocional del paciente, como por ejemplo  cáncer,  enfermedades invalidantes, situaciones post traumáticas, después de un alta hospitalaria,  enfermedades degenerativas,  personas mayores, etc . En estos casos es importante que el paciente y la familia puedan sentirse acompañados  por un psicólogo durante la evolución y/o convalecencia, lo cual beneficiará su recuperación. Es un momento crucial para la familia y para el paciente que en muchas ocasiones tienen que hacer duelos de aspectos perdidos y  adaptarse a la nueva etapa.

http://www.canvis.net/es

 

 

ago
22
2013
1

¿Mirar o no mirar un par de tetas?

Como la Loren, yo también me fijo en las tetas de las mujeres. Lo confieso. Se me va la vista cuando veo a una mujer luciendo orgullosa un escote generoso y, sobre todo, natural. Igual que me fijo en un peinado original, en la forma de mirar de una persona, en un tatuaje o en los zapatos. Volviendo al escote, debe ser porque tengo una estandar 85 c y las mías las tengo ya muy vistas. Y aunque he visto un montón de pechos de todas las formas habidas y por haber (es lo que tiene ir a playas nudistas) pienso cómo debe ser acariciar esos pechos suaves, duros, semi o blandos, además de tibios,
sin ninguna intención erótica o sexual, que eso ya es otro tema. Es en ese momento cuando entiendo por qué l@s niñ@s, a la mínima que pueden, como quien no quiere la cosa, te tocan o estrujan una teta. O las dos.
Por eso, cuando he visto que hay una polémica en “La Vanguardia” sobre cómo mirar un escote, su conveniencia o no, lo que significa y el protocolo para mirar un escote, argumentado por no sé cuántos profesionales, casi me siento mal. A fin de cuentas sólo son un par de tetas y su dueña puede hacer con ellas lo que le de la gana. Como suele decirse, la “suciedad” está en la mirada del otro (o la otra). Y yo lo único que tengo sucio son las gafas.

ago
12
2013
5

Facebook, perdóname porque no sabía lo que hacía

Querido facebook: qué gran lección me has dado con tu castigo. Tres días sin poder publicar. Si es que me lo merezco. Era evidente que esa foto no podía ser publicada y yo rebasé tus límites. Una mujer ¡desnuda! estirando del pene (perdóname por esta palabra vulgar) de un hombre, también completamente desnudo (sé que eso es fuente de pecado, indecoroso y ofensivo). Encima el miembro masculino medía más de un metro de largo y eso es crear falsas expectativas, tanto a hombres como mujeres, a quienes pido perdón. A las mujeres además porque la chica mostraba abundante vello “allá abajo” y eso ya no se lleva. Hacérselo creer es engañarlas. También pido perdón a unas y a otros por la frase que encabezaba la foto algo así como “Por fin descubrimos el secreto del alargamiento de pene”. No puedo reproducirla textualmente porque, sabiamente, me la has eliminado. Lamento no haber puesto que la foto estaba retocada con photoshop y que podía herir la sensibilidad de l@s fans de la página. He sido muy pretenciosa al considerarl@s de mente abierta y sana, inteligentes, capaces de reírse de sí mism@s y de dar importancia en su justa medida a las cosas (bueno, la medida del pene no era muy justa). Mil perdones a l@s fans.

Pero he aprendido la lección. A partir de ahora sólo publicaré imágenes de guerras, muerte, asesinatos, crisis, corrupción, desgracias, suicidios, paro, violencia de género…que son reales y para nada ofenden a los seguidores. Imágenes de una vida fea que tapan lo preciosa que también puede ser. Eso si, siempre con tu permiso.

Un abrazo

pd: para demostrarte mi arrepentimiento he buscado una imagen realmente bonita, un capullo. La naturaleza sí que es sabia.

ago
09
2013
0

Incontinentes, gaseosas, estreñidas y malolientes. En toda regla. ¿Así nos ve la publicidad?

Tere nos pregunta varias cuestiones sobre publicidad y, como soy del ramo y he trabajado en el sector salud voy a intentar dar respuesta a esas cuestiones encantadísima:

“¿Por qué en la publicidad sólo las mujeres tenemos hemorroides, gases, pérdidas de orina, estreñimiento etc. etc.?” En España, aproximadamente el 25% de la población sufre estreñimiento, y de este porcentaje las mujeres, con un 75% nos llevamos la palma (entre ellas, una servidora durante unos cuantos años) porque es uno de los efectos de la retención de líquidos y la regla. El tema hemorroides va ligado al propio estreñimiento (un suplicio ir al baño, pero mejor me evito los detalles). Igual que la hinchazón después de comer. Pero el tema de los gases es igualitario, sólo que se supone que a nosotras nos da más reparo. En el caso de las pérdidas de orina también hemos sido “bendecidas” como las escogidas para padecerlas porque se debilita el suelo pélvico, bien sea por un embarazo, parto, la edad… Por ellos somos más meonas que ellos. Y a la publicidad le interesa dirigirse al máximo público posible, vamos, que como estamos “sembradas”, son temas que nos preocupan y normalmente realizamos la compra de medicamentos en el hogar, se nos escoge como público objetivo (nos identificamos con todos esos males). Otra cosa es que los anuncios sean  horrorosos, simples, poco atractivos e incluso nos idioticen. Por desgracia hace ya tiempo que la buen a publicidad escasea.

“¿Qué interés tiene para un hombre el saber como se coloca un tampax?” Ninguno Tere, ningunooooo. El anuncio al que te refieres (el de Amaya Salamanca) ha sido uno de los más criticados en nuestro sector por horroroso y poco creíble. A buena hora deja una mujer que un hombre meta mano en su bolso!!!! Y menos, por supuesto, explicarle cómo se pone un tampax.

“¿Los anuncios de compresas tienen que ser tan gráficos? ¿y siempre aludir al mal olor?”  Tere, ahí ya has tocado mi punto sensible. Si hay un producto que jamás ha realizado una buena campaña son las compresas. “¿A qué huelen las nubes?”¡horror! “Hola, soy tu menstruación”!más horror! Con las compresas puedes cantar, bailar, es una fiesta!!!!. En cuanto al olor es un argumento que se han sacado de la manga para vender. Sólo hueles si no cambias tu compresa con la frecuencia necesaria, en función de la cantidad de regla que tengas. Y aún así (voy a decir una marranada ) el olor sólo es perceptible si la compresa está cerca de tu nariz.  Tú no hueles, huele la compresa. Sólo debes cambiarla con más frecuencia.

“Los productos para las manchas de la ropa no funcionan”. No Tere, no funcionan. Pero en ese caso la culpa es del producto, no de la publicidad. Una buena campaña lo que tiene que conseguir es que pruebes el producto una vez. Y si no funciona el producto, te cambias a otro. También es cierto que la publicidad exagera. Pero aún no he visto a ningún consumidor poner una denuncia… Si es que somos carne de cañón. Y sí, se dirige a las mujeres porque se ha comprobado que en el momento que intentas poner a un hombre el producto no se vende. Nosotras seguimos siendo las encargadas de comprar los productos de limpieza… y de poner las lavadoras.

Es un tema del que podríamos hablar largo y tendido pero no quiero aburriros. Sólo fijaos en quién conduce los coches familiares o quienes consumen cerveza (nosotras no, desde luego, y menos a nuestra edad). Pero sobre todo daos cuenta de que si no tenéis una amiga o amigo con el pelo afro y grandes gafas de sol, no sois nada modernas. Ahí lo dejo…

ago
06
2013
0

31 ideas para hacer tu agosto diferente

Aunque ya nos hemos ventilado 6 días del mes os sugerimos algunas cosas que podéis hacer para salir de la rutina. Sólo con que hagáis una nos damos por satisfechas.

1. Madruga para ver salir el sol desde un lugar elevado de tu ciudad o desde la playa. Madrugar no mata (doy fe).

2. Coge el metro o tranvía y bajarte en esa parada con nombre de rey (nunca sabes si es Fulanito XII o XIII). Da un paseo.

3. Lo mismo pero con el tren. Bájate en una estación en la que no hayas estado nunca.

4. Sube al bus y hacer el recorrido completo. Llévate un chal o bufanda para el aire acondicionado.

5. Entra en una galería de arte o en el centro cívico de tu pueblo. Mirar es gratis. Da igual que no tengas ni repajotera idea de arte. Lo único importante es que te guste (o no).

6. Ve a una sesión de cine al aire libre. Normalmente hay en todos los lugares y cuestan 4 duros (o “leuros”)

7. Cógete un libro o revista y ve a un parque a leer. Eso sí, a la sombra, no sea que tanta lectura “te queme”.

8. Prepara un par de bocatas y ve con quien te de la gana a comértelos a un banco de un paseo. El parque se da por descontado.

9. Improvisa una cena al aire libre con sus velitas, vino, tortilla de patatas o lo que te de la gana: en la playa, al lado de un río…

10. Báñate en una playa nudista (si no lo has hecho).

11. Si os apetece algo de sexo diferente  id a un local de intercambio de parejas con vuestro acompañante. En algunos incluso podéis ir solas.

12. Queda con alguien a quien haga mucho tiempo que no has visto, id a una heladería nueva y pídete un helado de sabor diferente al de siempre.

13. Cambia el color de tu cuarto. O los cojines del comedor.

14. Redistribuye una habitación entera.

15. Aprende a hacer peinados a tus amigas, hermanas o hijas con un tutorial de internet.

16. Haz un curso on-line de cualquier cosa que te guste: idiomas, pintura, decoración, música…

17. Queda con tus amig@s un día fijo a la semana y que cada vez un@ haga un menú temático.

18. Sal a correr o pasear a las 9 de la noche (si es paseo, también sirve después de cenar).

19. Aprende a nadar.

20. Aprende a ir en bici.

21. Atrévete a hacer tu propio blog.

22. Busca una libreta bien bonita y escribe tu diario.

23. Monta un grupo en facebook y propón un café “a ciegas”.

24. Haz, una vez a la semana, un plato que no hayas preparado nunca.

25. Organiza una cena de mujeres en tu casa (cada una trae un plato) con amigas que no se conozcan entre ellas.

26. Saca la tele a la terraza y monta una sesión de cine (mejor con helado que con palomitas).

27. Adopta un animal abandonado.

28. Ve a un hospital o una residencia a hacer compañía a personas que están solas. O a esa persona que vive sola en tu escalera.

29. Juega a fútbol o salta a la cuerda.

30. Colúmpiate cada día.

31. Sigue esta página y busca otras nuevas. ¡Bucea por internet!



Diseño http://www.si23.es