nov
24
2012

Retención de líquidos: un problema de mujeres

Quieres ponerte las botas y no te pasan por los tobillos. Llevas una semana a dieta y el cinturón te aprieta igual.

Muchas mujeres sufren retención de líquidos y las causas son diversas: desequilibrios hormonales, exceso de sal, alcohol o café y una alimentación poco saludable a base de alimentos enlatados y snacks. También los trastornos hepáticos, cardiacos o renales pueden ocasionar retención, igual que el uso de algunos medicamentos. Y la vida sedentaria tampoco es de gran ayuda.

Normalmente las zonas donde se produce la retención y por lo tanto la hinchazón es en el vientre y los tobillos. La pesadez en las piernas es otro de los molestos síntomas asociados a esta retención. Otros síntomas son calambres, debilidad, palpitaciones y malestar general. La retención de líquidos puede favorecer la celulitis y un aumento considerable del volumen corporal. En algunos casos se confunde con el sobrepeso y las personas que lo sufren se someten a dietas de adelgazamiento que no solucionan el problema.

Algo que puede ayudarte es que bebas más agua: esto ayuda a diluir  las sales que retienen los líquidos y más fácilmente se eliminarán. Un caldo casero diurético también te puede ayudar: sólo necesitas hervir dos cebollas, una penca de apio, un ramillete de perejil y un trozo de calabaza en 1 litro de agua.

Haz ejercicio. Nadar, caminar, ir en bicicleta, subir y bajar escaleras… Si mueves las piernas activas el riñón.

Descansa las piernas y pies. Si la retención de líquidos se acumula en la zona de las extremidades inferiores procura sentarte con los pies en alto, un rato por la mañana y otro por la tarde. Procura dormir con un cojín debajo de las piernas .

No uses ropa, zapatos o calcetines muy ajustados.

Reglas de oro

Olvídate de los diuréticos: volverán vagos a tus riñones

Sustituye la sal por otros condimentos y hierbas aromáticas.

 

Sin comentarios »

RSS para comentarios de este post. TrackBack URL


Deja tu comentario



Diseño http://www.si23.es