sep
05
2012

Cuando comer se vuelve tu refugio emocional

alimentación en la menopausia¿Has sufrido alguna vez un “ataque de ansiedad” ante la comida? ¿Has tenido un impulso irrefrenable de comer algo, aunque no tuvieses hambre? En algunas ocasiones comemos impulsivamente para tranquilizarnos, o para superar ciertas frustraciones, o simplemente porque comer se ha convertido en un refugio ante el estrés. Es lo que se conoce como el apetito emocional.

¿Cuál es el origen del “hambre emocional”?

Sin duda, puede haber una razón evolutiva. Ya desde la infancia asociamos alimento con alivio del dolor, por ejemplo los bebes lloran y la madre los calma con el biberón; un niño cae y se calla con un dulce. De mayores los aprendizajes negativos, los malos hábitos, el repetir sin control, una y otra vez, dietas adelgazantes pueden ocasionar este trastorno. Por ejemplo, en la menopausia, el desequilibrio emocional que algunas mujeres sufren, les lleva a calmar su irritabilidad o mal humor comiendo.

¿Cómo librarte de esta sensación compulsiva?

- Primero de todo, ORDENA TUS HÁBITOS ALIMENTARIOS. Nuestro organismo no sabe a que atenerse si comemos a cualquier hora y cualquier cosa. Es imprescindible llevar un horario.

- PROCURA UN ENTORNO AGRADABLE Y TRANQUILO PARA COMER. La comida te resultará más provechosa y saludable.

- APRENDE A DISFRUTAR DE LAS SENSACIONES QUE APORTA UN ALIMENTO, su color, su olor, su sabor, el compartir el momento con un ser querido…

- INTENTA MASTICAR BIEN LOS ALIMENTOS Y NO COMAS RAPIDAMENTE. Ello implica una mala digestión y consecuentemente irritabilidad, dificultad de concentración y cambios de humor.

- MODERA EL CONSUMO DE ALIMENTOS ADICTIVOS. Está probado científicamente que el chocolate, los dulces, la cafeína y el queso liberan una sustancias en el cerebro (endorfinas) capaces de aliviar temporalmente el dolor y crear cierta “adicción”.

- PRESTA ATENCIÓN A TU ESTÓMAGO. No hace falta que te sientas “harta”, no por ello serás más feliz.

- Cuando sientas estas ganas compulsivas de comer, INTENTA TRANQUILIZARTE de otra manera: sal a dar un paseo, date un baño, vete de compras o habla con una amiga.

Sin comentarios »

RSS para comentarios de este post. TrackBack URL


Deja tu comentario



Diseño http://www.si23.es