sep
20
2012

Incontinencia de orina: cómo prevenirla

El descenso de los estrógenos que se produce en la menopausia  tiene efectos sobre los músculos del suelo pélvico, encargados de sostener en su posición correcta y en suspensión la vejiga, el útero y el recto.

También la obesidad, los embarazos y los partos van debilitando estos músculos,   lo que puede ocasionar en esta etapa incontinencia urinaria de esfuerzo, prolapso (caída de los órganos del abdomen) o disfunciones sexuales.

¿Te ha pasado que se te escape un poco de orina al toser, estornudar o reírte?

Esta situación tan molesta, que le ocurre al 45 % de las mujeres, es posible prevenirla a tiempo. Si ya está sucediendo, también se pueden tomar medidas para que disminuya e inclusive, desaparezca.

Por un lado hay tratamientos como la terapia hormonal sustitutiva, que puede ayudar a evitar que los músculos perineales se vuelvan más laxos y flojos, ya que es debido a la acción de los estrógenos que se mantiene la buena estructura y tono muscular de nuestra pelvis.

Por otro lado, dado que los músculos del periné son como el resto de los músculos de nuestro cuerpo, el ejercicio específico y practicado en forma regular los puede fortalecer.

Aquí viene en nuestra ayuda el Dr. Arnold Kegel, quien  en 1948 ideó unos ejercicios para fortalecer estos músculos denominados en todo el mundo “ejercicios de Kegel”.

 ¿Empezamos?

Vamos por partes: lo primero es saber reconocer cuáles son estos músculos que tanto tienen que ver con el control de nuestra vejiga.

La manera más sencilla es sentarte a orinar con las piernas abiertas e intentar cortar el chorro de orina . Si puedes hacer esto sin esfuerzo es que tienes músculos pélvicos fuertes. Si ves que no logras cortar totalmente el chorro o que te lleva mucho esfuerzo, igual algo ya has logrado: has identificado el músculo que deberás ejercitar.

Lo bueno de estos ejercicios es que los puedes hacer casi en cualquier parte y en cualquier momento: mientras conduces, estás en tu despacho frente al ordenador, viajas en metro o miras televisión.

Antes que nada, ve a orinar para tener la vejiga vacía. Así como en cualquier rutina de ejercicios, es importante reconocer la tensión y el estado de relajación en cualquier parte del cuerpo.

Ahora, con los músculos ya identificados, sigue  estos pasos:

1)  Contrae los músculos perineales  con  los tres esfínteres al mismo tiempo ( uretral, vaginal y rectal) y cuenta hasta 3.  Luego relaja contando hasta 8 logrando aflojar toda la musculatura, inclusive cadera y glúteos.

2)  Trata de aumentar el tiempo de contracción en cada nueva repetición hasta llegar a contar 8 tiempos de contracción y 8 de relajación. Y si la tensión disminuye trata de recuperarla y seguir contando.

3)  Haz una sesión de 10 repeticiones, descansando entre cada repetición. Cada sesión puedes repetirla varias veces al día, lo importante es hacerlo en forma regular y cada día.

La buena noticia es que no solamente sentirás el beneficio a nivel del control urinario, sino que también disfrutarás más de tu vida sexual, ya que mejorará la intensidad de los orgasmos.

 

 

Written by in: Salud | Etiquetas: ,

1 comentario »

RSS para comentarios de este post. TrackBack URL


Deja tu comentario



Diseño http://www.si23.es