sep
20
2012

Insomnio: el indeseable visitante nocturno

insomnio en la menopausiaEstás por irte a la cama;  das todavía alguna vuelta por la casa, dejas las cosas prontas para el desayuno de mañana, preparas la ropa que te pondrás para ir al trabajo, te lavas los dientes, te limpias la piel, cepillas el cabello y…tomas un libro porque esta será otra noche larga, en la que el tiempo pase y el sueño tarde mucho en llegar y que si llega, te abandonará luego, mucho antes de la hora a la que sonará, inútil, tu aborrecido despertador.

Muchas de nosotras tenemos dificultades para dormir o mantener el sueño durante toda la noche. También nos puede ocurrir que durmamos sin interrupciones, pero al momento de levantarnos estamos tan cansadas como si no lo hubiéramos hecho.

Esta situación, que en muchos casos es consecuencia de la tensión a la que estamos sometidas durante el día, puede verse agravada por los síntomas de la menopausia, como por ejemplo, los sofocos.

Como decíamos, los síntomas del insomnio pueden incluir uno o más de lo que sigue:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Despertarse  durante la noche y tener problema para volver a dormir
  • Despertarse en la mañana antes de lo previsto
  • Sensación de dormir “superficialmente”

¿Qué hacer?

Habla con tu doctor, quien puede indicarte medidas para ayudarte a dormir y mantener tu horario regular. También puede diagnosticar alguna otra condición que puede estar causando tus problemas de sueño, como por ejemplo, una depresión.

Si tu insomnio es el resultado de los síntomas de la menopausia, puede que quieras hablar con tu ginecólogo acerca de usar terapia hormonal sustitutiva (THS). La THS puede ayudarte a aliviar los síntomas que están causando tus problemas nocturnos.

Mientras tanto, ¿qué medidas tomar?

  • No llevarte el portátil al dormitorio.
  • Evitar mirar películas que te generen ansiedad o tensión antes de dormir.
  • Ducharte con agua tibia antes de ir a la cama.
  • Usar ropas de algodón en pijamas y sábanas para evitar la estática.
  • Tomar un té de manzanilla. Ayuda a combatir el estrés y el insomnio.
  • Ten sexo con tu pareja o mastúrbate.
  • Evitar la nicotina y la cafeína antes de acostarse, ambas sustancias son estimulantes y no favorecen el sueño.
  • No mires el reloj. Mirar la hora para calcular cuántas horas de sueño nos quedan genera más ansiedad.
  • Trata de alejar los problemas. Si la causa de nuestro desvelo son los problemas conviene utilizar la técnica del desplazamiento, es decir concentrarse en cosas banales como por ejemplo una lista mental de los objetos de la casa, de lo que hay en la nevera o de las compras del supermercado. Mantener la mente ocupada bloquea la aparición de pensamientos negativos o angustiantes.

Y te recomendamos especialmente este ejercicio:

Túmbate  boca arriba en la cama. Respira pausadamente y trata de estar lo más distendida posible.

Empieza a contraer y distender progresivamente los músculos de tu cuerpo, por sectores y de abajo hacia arriba.

Empieza por contraer los pies lo más fuerte posible  durante 10 segundos y aflojar, luego continúa por las pantorrillas, luego los muslos, los glúteos, el abdomen, el pecho, la espalda, las manos, los brazos, el cuello y luego la cara: ojos, nariz, frente y boca.

Para terminar concentrarse en una imagen idílica, puede ser un paisaje o un color como el azul, respirar hondo dos o tres veces y…dulces sueños.

 

 

Written by in: Salud | Etiquetas: , ,

1 comentario »

RSS para comentarios de este post. TrackBack URL


Deja tu comentario



Diseño http://www.si23.es