feb
24
2013
0

Un botox de confianza

Como ya sabréis casi tod@s, las estrellas de Hollywood recurrirán al Botox esta noche, en la Gala de los Oscars, para evitar las antiestéticas manchas de sudor. Al inyectar pequeñas dosis en la piel, el Botox bloquea las acciones de los nervios que abastecen a las glándulas sudoríparas, evitando el sudor. Vamos, que no van a sudar la gota gorda pensando en si tienen que salir a recoger su premio con los brazos abiertos o plegados al cuerpo. En este caso todo puede ser resultado de los nervios. Sin embargo, un 3% de la población española padece la enfermedad conocida como Hiperhidrosis o exceso de sudor. A estas personas se suman las que, sin padecer la enfermedad, también sufren de incómodas sudoraciones. En estos casos, muy desagradables para quienes lo padecen, el bótox ya no es una cuestión de pura estética sino más bien de tranquilidad. Aún recuerdo a una amiga que nunca estrechaba la mano porque le sudaba y prefería decírtelo que pasar por el mal trago. Para otras personas supone cambiarse de ropa más de una vez al día, temer los actos sociales o incluso no poder abrazar a alguien.
¿Como actúa el bótox o toxina botulínica?
Relaja la actividad de las glándulas sudoríparas, disminuyendo el sudor en la zona tratada. Antes de aplicar el bótox te hacen una anestesia local en la zona de las axilas, palmas de las manos o plantas de los pies, según sea el caso. El segundo paso es la infiltración de la toxina botulínica, que se hace subcutáneamente
Empezarás a notar una disminución de la sudoración entre el cuarto y el séptimo día. Y el efecto del tratamiento puede durar entre 7 y 10 meses, según el metabolismo de cada persona.
Siempre, cuando se trata de tu salud o bienestar, consulta con un especialista de confianza o que te venga recomendado por alguien.



Diseño http://www.si23.es