oct
03
2013
2

Salir en familia no es un lujo, es una gozada

Conocí a Laura hace ahora dos años, cuando estaba desarrollando su proyecto de empresa. Estaba cantado que lo iba a conseguir. Era imposible que todo ese derroche de entusiasmo, energía, y muchísimas horas de dedicación no se materializaran en lo que era su ilusión: montar una web de ocio y descuentos para familias con niños. Ella tiene dos, Claudia y Pol, por lo tanto ha vivido en sus carnes eso de “¿qué haremos este fin de semana?, ¿dónde vamos esta tarde?, me aburrooo…” por un lado y las puñaladas de precios o miradas asesinas en algunos lugares por ir con niños por el otro.  Y ahí la ves, arremangá y dispuesta a comerse el mundo y muchas horas de sueño –esto no lo habías contabilizado en tu plan de empresa, Laura- a costa de “Salir en familia”, que vió la luz unos meses más tarde. La vi hace  dos días y, qué queréis que os diga, trabaja un huevo, pero sigue igual de peleona y entusiasmada. Di que sí.

 

Pd: sólo una madre sin corazón  o derrochona no entraría en

www.salirenfamilia.com

También están en facebook, of course.

sep
02
2013
0

El síndrome post vocacional

¿Eres mayor de 40 años? ¿Te han despedido? ¿Tienes unos cuantos años de experiencia, que ahora parece ser que no te sirven para nada? ¿Te cuestionas qué vas a hacer y dudas si buscar trabajo en lo tuyo (difícil, eres ya mayor) o si te lías la manta a la cabeza y emprendes -¡hasta los mismísimos de esta palabra!- en algo diferente? En este último caso o tienes pasta o la tienen tu familia y amigos. Si has descartado dedicarte a lo tuyo sufres el llamado síndrome post vocacional. Y es lógico. Tantos años dedicándote a lo que te gusta y ahora sin futuro y encima con una edad vergonzosa. ¿Cómo vas a buscar trabajo, alma de Dios? Cuando me quedé en el paro hace tres años pasé por toda esa fase. Fue un bonita época. Me despidieron el 30 de noviembre, con las fiestas por delante. Recién acabada de divorciarme (con custodia compartida, eso es sin ningún tipo de pensión) y superados los 45 no sabía si cortarme las venas, dormir un mes entero o ir a hacer la compra como si nada. Como tenía que comer y mis hijas también, fui a la compra. No dije nada a la familia hasta enero y me permití un mes para hacer todo lo que no había podido hacer en mi vida. Pasear a las 7 de la mañana, ir a la playa a jugar a palas por la tarde, ir a una residencia a hacer visita a l@s abuel@s, apuntarme al gimnasio (eso sí, en horario reducido para pagar menos), desayunar en la terraza a las 10 de la mañana, hice (y hago) vida en el barrio… y luego empecé a pensar si quería seguir dedicándome a lo mio, a la publicidad. Encontré mil razones para dejarlo: la primera, la edad. Luego que si los horarios, que si la sociedad de consumo, que si los clientes… Tiré por otros derroteros.  Trabajé más de cinco meses en un proyecto que no cuajó porque dos posibles socios no estaban por la labor. Elaboré  otro durante más de un año, con muchísima ilusión. Era un proyecto para la Administración, muy interesada, pero sin recursos (tuvieron el “detalle” de decírmelo transcurrido el año) y con una alta dosis de mediocridad. Una amiga me propuesto hacer “algo” pero ella tampoco sabía el qué. Y entre tanta historia, se iba reafirmando lo que ya estaba claro y yo no quería ver: llevo la profesión en la sangre y ahí es donde debo invertir todos mis esfuerzos porque es lo que me da vida. Nunca me separé del todo de mi trabajo en este tiempo y por ahí es por donde sigo, sin duda alguna (salvo si me toca la Bonoloto). Con todo este discurso lo que quiero deciros son cuatro cosas:

1. Si os quedáis sin trabajo y vuestra profesión os llena, no le deis más vueltas. Es más fácil inventarse una salida de lo que te gusta y conoces que de lo que no te gusta (y no sabes). Salvo que tengáis una afición que podáis convertir en profesión.

2. Aunque os digan que no hay trabajo de vuestro sector o lo veáis imposible, buscad si hay ofertas. Veréis por dónde va el mercado.

3. Mirad de qué manera podéis orientar lo que sabéis hacer. Aplicad el pensamiento lateral: pedid ideas a personas que no tengan nada que ver con vuestro sector. Podéis reuniros con personas en la misma situación pero sobre todo, con espíritu similar al vuestro (descartad a las personas negativas).

4. Aprended cosas nuevas que os gusten, no por obligación sino por placer.  Quién me iba a decir a mi, hace tres años, que iba a dominar a la bestia negra, el maldito facebook… (con permiso de su censura).

Feliz rentrée

ago
28
2013
2

Una ilustradora fuera de toda regla

Hacía días que nos rondaba cambiar de imagen. Cuando lanzamos esta página lo hicimos con mucha ilusión pero con recursos gráficos bastante limitados. Por eso cuando Marta Cachinero nos envió un mensaje ofreciéndonos su colaboración como ilustradora bailamos una jota (para la sardana nos faltaba gente). Qué mejor que una seguidora de la página, que sabe por dónde van los tiros, para reflejar quiénes somos nosotras y quiénes estáis al otro lado. Nos pasó un enlace, www.artbeatsillustration.com,   y mientras lo abría rezaba a la Virgen de la Perpetua Inquietud: “Por favor, haz un milagro y que sea buena”. Y no es que desconfiara de Marta, pero claro, un regalito como éste, sin más, no nos cae todos los días del cielo. La Virgen escuchó mis oraciones  (creo que en agosto recibe menos peticiones) y todo lo que vi me encantó. Me gustó ella, sus ilustraciones y lo que nos contó:  “Es un trabajo impulsivo, cuando quiero expresar algo a través del dibujo, es a causa de una imagen o una idea que me viene en un momento determinado, y que intento plasmarla espontáneamente, tal y como viene a mi cabeza… y eso es lo que me encanta de mi trabajo, enseñar a la gente lo que ocupa dentro de mí con simples imágenes.”

No sabe cuándo empezó a dibujar pero dice que hasta en sus recuerdos más vagos estaba con un color en la mano. Probablemente fuera una de esas que decoraba las paredes con Dacs o rotuladores, para desesperación de su madre…

La semana que viene, ¡nos pondremos cañón!

¡Mil gracias, Marta!

Art Beats
Un buen día cogí un pincel! Marta Cachinero, Freelance illustrator. (Barcelona) www.artbeatsillustration.com

https://www.facebook.com/Art.Beat.Art.Beat

ago
06
2013
0

31 ideas para hacer tu agosto diferente

Aunque ya nos hemos ventilado 6 días del mes os sugerimos algunas cosas que podéis hacer para salir de la rutina. Sólo con que hagáis una nos damos por satisfechas.

1. Madruga para ver salir el sol desde un lugar elevado de tu ciudad o desde la playa. Madrugar no mata (doy fe).

2. Coge el metro o tranvía y bajarte en esa parada con nombre de rey (nunca sabes si es Fulanito XII o XIII). Da un paseo.

3. Lo mismo pero con el tren. Bájate en una estación en la que no hayas estado nunca.

4. Sube al bus y hacer el recorrido completo. Llévate un chal o bufanda para el aire acondicionado.

5. Entra en una galería de arte o en el centro cívico de tu pueblo. Mirar es gratis. Da igual que no tengas ni repajotera idea de arte. Lo único importante es que te guste (o no).

6. Ve a una sesión de cine al aire libre. Normalmente hay en todos los lugares y cuestan 4 duros (o “leuros”)

7. Cógete un libro o revista y ve a un parque a leer. Eso sí, a la sombra, no sea que tanta lectura “te queme”.

8. Prepara un par de bocatas y ve con quien te de la gana a comértelos a un banco de un paseo. El parque se da por descontado.

9. Improvisa una cena al aire libre con sus velitas, vino, tortilla de patatas o lo que te de la gana: en la playa, al lado de un río…

10. Báñate en una playa nudista (si no lo has hecho).

11. Si os apetece algo de sexo diferente  id a un local de intercambio de parejas con vuestro acompañante. En algunos incluso podéis ir solas.

12. Queda con alguien a quien haga mucho tiempo que no has visto, id a una heladería nueva y pídete un helado de sabor diferente al de siempre.

13. Cambia el color de tu cuarto. O los cojines del comedor.

14. Redistribuye una habitación entera.

15. Aprende a hacer peinados a tus amigas, hermanas o hijas con un tutorial de internet.

16. Haz un curso on-line de cualquier cosa que te guste: idiomas, pintura, decoración, música…

17. Queda con tus amig@s un día fijo a la semana y que cada vez un@ haga un menú temático.

18. Sal a correr o pasear a las 9 de la noche (si es paseo, también sirve después de cenar).

19. Aprende a nadar.

20. Aprende a ir en bici.

21. Atrévete a hacer tu propio blog.

22. Busca una libreta bien bonita y escribe tu diario.

23. Monta un grupo en facebook y propón un café “a ciegas”.

24. Haz, una vez a la semana, un plato que no hayas preparado nunca.

25. Organiza una cena de mujeres en tu casa (cada una trae un plato) con amigas que no se conozcan entre ellas.

26. Saca la tele a la terraza y monta una sesión de cine (mejor con helado que con palomitas).

27. Adopta un animal abandonado.

28. Ve a un hospital o una residencia a hacer compañía a personas que están solas. O a esa persona que vive sola en tu escalera.

29. Juega a fútbol o salta a la cuerda.

30. Colúmpiate cada día.

31. Sigue esta página y busca otras nuevas. ¡Bucea por internet!

ago
04
2013
0

Mi vida está vacía: no tengo Whatsapp

Ayer cogí el bus para volver a casa.  Al otro lado, en un espacio para 4 (dos de cara y dos de frente), tres mujeres y un hombre de unos 40 años, móvil en mano, no paraban de enviarse mensajes y reír a carcajadas. Escribía una de ellas y se partían. Contestaba la otra, y la otra y el otro y ya era un multiorgasmo de la risa. No se cruzaban una sola palabra. Como máximo un “¡ala!” o un “¿a sí?”. Yo, infeliz, me dediqué sólo a hablar con mi amigo y a mirar por la ventana. Vimos que el Palacio de Pedralbes ya había cerrado sus puertas y sus jardines estaban preciosos. Sudábamos sólo contando a las innumerables personas que aprovechaban para correr por la Diagonal. O patinar. En las paradas de bus había gente con maletas para viajar vete a saber dónde. El sol ya estaba cayendo y se recortaba la silueta de Sant Pere Mártir sobre un fondo rojo. Del parque Cervantes salía un grupito con toda la pinta de haber hecho picnic. Al girar la curva un coro de Godspel de 1.000 personas nos hizo la ola al ritmo de su música mientras un grupo de ratones bailaba la Macarena. Esto último me lo he inventado. Pero si hubiera pasado, que puede ser, yo, lo habría visto. Estoy triste porque veo todo lo que me pierdo por no tener whatsapp…



Diseño http://www.si23.es